Gobierno reactiva zonas de catástrofe por la sequía en regiones de Coquimbo y Valparaíso

Declaratoria rigió desde 2012 a 2016, pero este año se había suspendido ante mejora en la situación hídrica. Hay aplausos pero también extrañeza entre los agricultores.

Declaratoria rigió desde 2012 a 2016, pero este año se había suspendido ante mejora en la situación hídrica. Hay aplausos pero también extrañeza entre los agricultores.

La mejora en las condiciones pluviométricas de los dos últimos años había interrumpido la declaratoria de zona de catástrofe aplicada entre 2012 y 2016 a un creciente número de comunas de las regiones de Coquimbo y Valparaíso. Pero el Gobierno resolvió este fin de semana reactivar la medida, que se aplica a la totalidad de la IV Región y a 14 municipios del interior de la V.

La medida fue bienvenida entre habitantes y agricultores de Petorca y Quillota, dos de las comunas afectadas en la Región de Valparaíso, donde persisten las dificultades para abastecerse de agua potable en apartados sectores rurales y se espera una situación compleja para el riego durante este verano.

Pero entre los agricultores de Coquimbo hubo extrañeza. Esto, porque las precipitaciones de este año -que incluso inundaron varias ciudades- dejaron a la mayoría de sus embalses a tope, excepto La Paloma, que está a un 83% de capacidad.

Raúl Díaz, administrador de esta presa, acota que hay suministro para el futuro inmediato. “Al nivel que estamos, en torno a los 610 millones de m {+3} , y con los aprendizajes en cuando a eficiencia que nos dejó la sequía, tenemos aseguradas unas cinco temporadas”, afirma.

Coincide María Inés Figari, presidenta de la Sociedad Agrícola del Norte, que agrupa a los regantes de Atacama y Coquimbo. “Yo creo que esto tiene que ver con la discusión que se viene, con la reforma del Código de Aguas”, especula.

El intendente de Coquimbo, Claudio Ibáñez, admite la seguridad en el riego que brinda el agua acumulada, pero aclara que esta situación no beneficia a toda la región ni menos soluciona el abastecimiento de agua potable en zonas alejadas en un territorio que presenta la mayor tasa de ruralidad del país.

“Los valles interiores de Valparaíso y Coquimbo han enfrentado una tremenda y larga sequía, que también afecta a la pequeña minería y la producción hidroenergética. Las cuencas hidrológicas se han deprimido. Eso no se ha superado”, dice.

El decreto del Ministerio del Interior establece un alivio tributario para mineros artesanales, facilidades de pago de multas por no uso de derechos de agua para pequeños agricultores y simplificación de contrataciones que la Dirección de Obras Hidráulicas deba realizar para atender personas y bienes afectados por una “sequía que subsiste a la fecha”.

El gobernador de Petorca, Hernán Quezada, sostiene que el gasto mensual que su repartición hace en camiones aljibe había bajado de $300 millones a $22 millones. Pero hace dos semanas, la Corte de Valparaíso le ordenó reponer recursos para abastecer de agua potable a 112 personas de 5 comunidades, que interpusieron un recurso de protección en su contra. Allí se espera además inversión en embalses y en infraestructura para sistemas de agua potable rural.

Fuente: El Mercurio

Compartir: